Home office para todos, la forma de trabajo que explotó con el coronavirus

Marcelo Bellucciferfamulari

Mar 17, 2020

marzo 17, 2020

En el país sólo el 2% de las empresa usa habitualmente el teletrabajo. Pero ahora con la pandemia la modalidad se expandió. La tendencia es global: hasta China y la NASA la implementaron por primera vez.
En la Argentina, el concepto de teletrabajo o home office tuvo un primer impulso en 2003 por la crisis global que causó el síndrome respiratorio agudo grave (SARS). Por aquel entonces, muchas empresas usaron esta opción para evitar el contagio entre sus empleados. Diecisiete años más tarde, a raíz de la actual emergencia sanitaria por el coronavirusla historia se repite. A medida que aumenta la cantidad de contagios, crece el número de empresas que ofrecen a sus empleados la posibilidad de trabajar a distancia. El fenómeno explotó a nivel global. A tal punto que China y la NASA​ lo implementaron por primera vez.

En este mundo globalizado, las enfermedades infecciosas se transmiten con la misma rapidez que las fake news​ por Internet. Por la pandemia del Covid-19, muchas empresas optaron por minimizar riesgos y recurrir al trabajo remoto. Ya sea porque detectaron algún contagio en su plantilla, por mera prevención y también, para estar preparadas en caso de una propagación masiva.

Ante un eventual avance del virus en el país, por ejemplo, en DataArt -una compañía global de ingeniería de software- se desarrolló un protocolo interno. Uno de los puntos obligatorios es la flexibilización total de la política de home office para todos sus empleados.

“Desde hace 2 años, dos veces por semana me quedo trabajando en mi casa. Pero hace una semana y hasta nuevo aviso, ya no voy a la oficina. Es muy bueno porque no tengo que trasladarme y puedo aprovechar mejor el tiempo. Además, como el equipo con el trabajo está distribuido por todo el mundo, no me hace ninguna diferencia donde estén produciendo. Por lo general fijamos objetivos y todos los días se monitorean los avances. En cuanto a control, si bien con el tiempo uno se da cuenta si alguien hizo trampa, es mejor manejarse con la confianza”, explica Fernando Daffara, Project Manager en DataArt Argentina.

Lo mismo ocurrió con SAP – firma que desarrolla un sistema de gestión empresarial- que solicitó a los empleados en todo el mundo que apliquen al formato Web.

“Las reuniones virtuales terminan siendo más breves y dinámicas, ya que vas directo al asunto y evitás todos los preámbulos. Esto es bueno porque podés ganar más tiempo para trabajar en proyectos o leer material que tenías pendiente. También es cierto que aumentan los mensajes por WhatsApp y los audios se vuelven algo más largos de lo habitual”, señala Lautaro Spotorno, director de comunicaciones corporativas de SAP.

Y si bien parece una vía laboral interesante para evitar traslado y tiempo muerto, en Argentina apenas del 2% de la fuerza laboral formal escapa a la rigurosidad del presentismo, según un estudio realizado por la Academia Internacional de Transformación del Trabajo para América Latina y el Caribe (ITA-LAC). Una cifra que ahora, en tiempos de pandemia, está creciendo día a día.

En firmas como Farmacity el coronavirus se convirtió en una rampa de despegue para la actividad domiciliaria. Y si bien hay una porción del personal que debe estar al frente de los mostradores, la parte administrativa y de gestión acoge este beneficio.

“Más allá de que el home office funciona como medida de prevención, también presenta algunos beneficios: mayor autonomía sobre el horario laboral, permite organizar la jornada con más flexibilidad, mayor productividad y ahorro de tiempo. Además, al estar más horas en casa, me permite cuidar mejor de mi familia”, resume Mariana Ibero, directora de capital humano de Farmacity.

En Casa Kiev, agencia de contenido y Marketing digital, siguen la misma lógica. «A partir de esta semana arrancamos. Por suerte siempre tenemos contenido generado con tiempo, que es lo único que no podríamos hacer sin estar en el campo. Tenemos mucho para editar, diseñar y demás», dice Federico Peretti, director de contenidos.

Cada día se suman nuevas firmas, como es el caso de CenturyLink, Movistar​ y Whirlpool, que le permiten a sus empleados, desarrollar las tareas habituales desde su casa.

En el resto del mundo, el laboratorio de pruebas abrió sus puertas al trabajo remoto. Como ocurre con muchos países asiáticos que poseen una escasa cultura de teletrabajo. Sin embargo, el brote de Covid-19 obligó a las autoridades sanitarias chinas a un experimento masivo. En la actualidad, unos 300 millones de trabajadores se mudaron a Internet, según datos de la consultora iiMedia Research.

Los empleados utilizan diferentes plataformas virtuales para efectuar reuniones, realizar capacitaciones, informar y seguir el avance de tareas con sus compañeros y jefes. Y al menos una vez por día comparten información sobre su estado de salud.

Este aumento «masivo» en la demanda de servicios, plataformas y herramientas representó para China un notable incremento en el tráfico de Internet, un 36% más en las últimas semanas.

Para dar respuesta a esta demanda creciente de las plataformas colaborativas, el gobierno solicitó a las operadoras chinas que aceleren el despliegue de las redes 5G. Algo que todavía no se nota las redes locales.

¿Qué pasa en nuestro país? “En los centros urbanos de la república Argentina, la cobertura de Internet permite cumplir sin alteraciones las rutinas del home office. Ya que además de la capilaridad se dispone de la calidad suficiente para soportar esta demanda. El otro paso, que es más sencillo, es la adopción por parte de las empresas de una plataforma de comunicación que conecte las diferentes áreas”, destaca Ariel Graizer, presidente de la Cámara Argentina de Internet (Cabase).

En los Estados Unidos, Apple, Google, Amazon y JP Morgan se encuentran entre las compañías globales más grandes que han restringido los viajes o solicitaron a sus empleados que trabajen de forma remota como medida de precaución.

El Centro de Investigación Ames de la NASA​ en California también adoptó esta modalidad y declaró una política de teletrabajo obligatoria después de que un empleado dio positivo de coronavirus. Los sitios de la NASA en todo el país han estado probando sus capacidades de trabajo desde el hogar.

El administrador de la NASA, Jim Bridenstine, dijo en un comunicado que la orden de trabajar desde casa es vital para rastrear quién pudo haber estado expuesto al virus en Ames.

Mientras tanto, la filial de Google​ en Dublín, envió a 8.000 trabajadores a casa por un día para probar un escenario de trabajo remoto extendido después de que un empleado presentara síntomas parecidos a la gripe. En Australia, Clayton Utz, Cisco y Vodafone cerraron temporalmente las oficinas la semana pasada como medida de precaución.

«Todos los que pueden trabajar desde casa deberían hacerlo. Lo más importante es que incluso si esto no llega a ser una protección completa, retrasará la infección. Y si podemos aplanar la curva, evitaremos las peores consecuencias para los servicios de salud», advirtió a The Guardian William Hanage, un epidemiólogo en el Centro de Dinámica de Enfermedades de Harvard en Boston.

Esta semana, el Gobierno argentino oficializó la resolución que reglamenta la licencia excepcional para todas las personas que hayan regresado al país proveniente del exterior. Este protocolo fija un total de 14 días de corrido, tanto para los trabajadores del sector público como del privado. La idea es que puedan seguir operativos desde su propia casa.

Tomadas por sorpresa, es probable que muchas empresas se vean empujadas a esta situación sin tener ninguna política previa, ni haber adecuado las herramientas y los canales de comunicación. Este desafío supone ajustes durante la etapa de transición que pueden causar inconvenientes de confianza y resultados.

Según una encuesta local de Avast, hubo un 61% de empleados argentinos que no recibió el apoyo tecnológico o la asistencia técnica requerida cuando trabajan en casa o en un lugar público.

Entre las medidas de seguridad básicas que se deben contemplar, se destaca “establecer reglas básicas para los empleados cuando utilicen hardware personal mientras trabajan desde casa. Los dispositivos que utilicen deben tener instaladas soluciones de seguridad de la empresa y ser controlados por el departamento de TI. Proveer comunicaciones seguras a través de una red privada virtual (VPN). No brindar acceso a toda la red corporativa sino a los servicios necesarios”, apunta Jaya Baloo, CISO de Avast.

Los softwares indispensables

Para quien busque herramientas rápidas y eficientes, Microsoft ofrece su versión premium de Teams de forma gratuita durante seis meses, eliminando los límites de usuarios que pueden conectarse en simultáneo a la plataforma.

La versión sin costo brinda chat ilimitado, llamadas de audio o video en grupo o uno a uno integradas, 10 GB de almacenamiento de archivos en equipo, y 2 GB de almacenamiento de archivos personales por usuario. También reciben colaboración en tiempo real con las apps para web de Office, incluido Word, Excel, PowerPoint, y OneNote.

Algo similar ofrece Google, con Documentos o Presentaciones, opciones que pueden ser suficientes para pequeñas empresas o profesionales autónomos. Mientras G Suite ofrece servicios más avanzados. Debido a la epidemia la firma está ampliando de forma gratuita las herramientas de G Suite y G Suite for Education con las opciones de G Suite Enterprise y G Suite Education Enterprise. Que fundamentalmente permiten videoconferencias masivas con cientos de personas.

Otra alternativa es Slack, que siempre mantuvo una versión gratuita. Últimamente, ha estado tratando de acelerar la afluencia de nuevos usuarios ofreciendo seminarios web gratuitos con preguntas y respuestas en vivo, consultas por teléfono e información sobre las mejores prácticas para trabajar desde casa.

DD

Fuente: Clarín

Árticulos relacionados

Harvard

Harvard

La universidad de Harvard es una de las más prestigiosas del mundo y en esta cuarentena decidió dar cursos gratuitos en su plataforma educativa online. Los cursos abarcan diversas tematicas, computación, matematicas, ciencia, historia, ciencias sociales, literatura y...

udemy

udemy

Esta plataforma (www.udemy.com) ofrece más de cien mil cursos online pero no todos son pagos. Por eso, a la hora de buscar talleres sin costo hay que recordar poner en el buscador “gratis”, así se filtran sólo aquellos que son sin costo. Tal como en los casos...

Coursera

Coursera

En este caso, probamos la opción de Coursera. Una vez que ingresamos al sitio (www.coursera.org) o a la aplicación para el celular, podemos seleccionar visualizar sólo aquellos cursos vinculados con la temática que queremos estudiar, como por ejemplo Ciencias de la...

Contactanos

Sumate a nuestra comunidad

Forma parte de la comunidad emprendedora y ofrecé tus servicios

Seguinos en nuestras redes